El boicot de las marcas a YouTube puede salirle caro a Google

Llega el caos a Youtube

En las últimas semanas, las principales marcas de consumo, como Johnson & Johnson, PepsiCo y McDonald’s, han quitado sus anuncios de la plataforma Youtube, puesto que están protestando por la colocación de sus anuncios junto al contenido ofensivo, incluyendo videos publicados por grupos afines al terrorismo.

Aunque Google prometió que estaba tomando medidas para resolver el problema, la controversia continúa y ha llevado al menos a una firma a rebajar el precio de las acciones del gigante de las búsquedas.

Según los analistas de la firma Nomura Instinet, incluso si Google aborda el tema rápidamente, el boicot podría costar caro a su servicio de vídeo.

La firma dijo que YouTube podría ver sus ingresos anuales ,que se calcula que son $10.200 millones para este año, recortados hasta un 7,5% debido a la controversia. A esto se le suman los costes de solucionar el problema.

“Es probable que los compradores de anuncios exijan un mayor control directo sobre la colocación de anuncios, lo que podría tomar tiempo y recursos para llevarlo a cabo”, dijo Nomura.

La controversia se originó en Gran Bretaña, donde varias marcas y el propio gobierno retiraron su publicidad después de que se descubrió que aparecieron muchos anuncios junto con los videos de organizaciones terroristas y otros contenidos ofensivos.

Google fue incluso convocado para dirigirse al parlamento sobre lo que planeaba hacer con respecto al problema.

Después de la crisis…

La directora ejecutiva de YouTube, Susan Wojcicki, dijo que el portal ha implementado “muchos cambios” después de que las grandes empresas se quejaran de que sus anuncios aparecieron insertados en videos con contenidos ofensivos.

En una reunión con medios y expertos en Berlín, Wojcicki dijo que
YouTube, propiedad de Google, había mejorado significativamente su
capacidad para detectar y eliminar el contenido racista y xenófobo, y
también dió más opciones a los anunciantes para controlar videos en los que aparece su publicidad.

“Hemos implementado muchos cambios” en ambos aspectos, dijo Wojcicki sobre la polémica a los medios de comunicación, a raíz de las quejas y críticas de grandes empresas del siglo XXI como Starbucks, General Motors, PepsiCo, Walmart y Fox.
Algunos eliminaron sus anuncios de YouTube directamente, mientras que otros suspendieron toda o parte de su inversión publicitaria en Google, la principal fuente de ingresos de la empresa tecnológica.

El CEO de Youtube estaba convencido de que, después de los cambios, los anunciantes se sentirían “más cómodos” con el contenido con el que se está asociando su marca.

Wojcicki también explicó la complejidad de encontrar el equilibrio adecuado entre la gestión del enorme contenido digital que maneja Youtube, el riesgo de sobreactuar y caer en la censura, como el exceso de permisibilidad con videos inapropiados.

Como ejemplo, explicó que en una ocasión varios usuarios informaron como inapropiado un videoclip por el mero hecho de incluir contenido LGTB, pero Youtube continúo manteniendo el video.

Según recuerda, Youtube mantiene la regulación de cada país. Además, aplica sus propios códigos internos los cuales prohíben la difusión de contenido pornográfico y violento.

La CEO destacó que Alemania les obligó hace meses a retirar en menos de 24 horas el contenido denunciado como inapropiada por los usuarios y que su tasa de cumplimiento llegó al 90%.

El CEO de Google, Philipp Schindler, se disculpó públicamente la semana pasada sobre la controversia de los anuncios y dijo que la compañía estaba “revisando extensamente” sus políticas y herramientas publicitarias y, al mismo tiempo, facilitar a los anunciantes el control de los contenidos donde aparecen, tanto en webs como en video.

Si queréis saber cuánto le está costando a Youtube el boicot, seguro que os interesa este artículo y si queréis seguir informados de todo lo que ocurre en el mundo online no olvidéis leer mis otras entradas.